Programa Integral de la Persona Adulta Mayor de la Sede de Occidente gana Premio Calidad de Vida

Grettel Rojas Vásquez

La labor desarrollada por el Programa Integral de la Persona Adulta Mayor (PIPAM) de la Sede de Occidente y su impacto en zona lo hizo merecedor del premio “Aportes al Mejoramiento de la Calidad de Vida 2019” en la categoría de entidad pública, otorgado por el Consejo Nacional de Rectores en conjunto con la Defensoría de los Habitantes y las cinco universidades públicas del país.

El pasado 28 de noviembre en un acto realizado en la Universidad Nacional, se recibió este reconocimiento por “proporcionar a esta población alternativas que propician hábitos de vida saludables, de una manera integral, por medio de actividades formativas, culturales, artísticas y recreativas”.

Según el profesor Diego Moya Castro, Coordinador del PIPAM, este premio es el reconocimiento de un trabajo que se ha estado haciendo de forma comprometida  para mejorar la calidad de vida de esta población. “Lo que nos dice es que se están haciendo bien las cosas y que el objetivo se está cumpliendo”.

Moya indicó que el PIPAM ofrece, desde hace más de 33 años, una serie de oportunidades orientadas a responder a las necesidades de este grupo poblacional, mediante la inclusión y la participación social en los diversos espacios que proporciona la Universidad de Costa Rica.

Actualmente se cuenta con una población aproximada de 500 personas y se ofrecen cursos en las instalaciones de la Universidad de Costa Rica en San Ramón, en el Recinto de Grecia ubicado en Tacares y en el Salón Parroquial de Grecia.

El programa en un principio estuvo enfocado en mejorar la condición física de la población, por ello cuenta con un equipo de profesionales de la Sección de Educación Física los que tienen a cargo los proyectos de Movimiento y salud; Aquafitness; Caminata y recreación; Música movimiento y salud y Pilates.

También docentes de la carrera de Psicología desarrollan el proyecto Psicología y Vida, el cual ofrece, por medio de diferentes actividades, herramientas para mejorar la calidad de vida desde el punto de vista emocional.

Además y como parte de la consolidación que tiene este programa, se cuenta con dos proyectos de Extensión Cultural debidamente inscritos, se trata de los grupos de bailes folklóricos Recuerdos de mi Tierra y Tiquí, agrupaciones que comparten sus bailes con las comunidades que los solicitan.

En los últimos años y respondiendo a las necesidades que plantean los beneficiarios se han incluido una serie de cursos, que por lo general son ofrecidos de forma voluntaria por integrantes del programa, personas jubiladas o por otros proyectos de Acción Social.

De esta forma, se ofrecen cursos de bordado, computación, inglés, fotografía, psicología, manualidades, expresión artística, historia de San Ramón y talleres de cine y coro.

Moya destaca que este premio llega en un momento justo, ya que en los últimos años se han realizado esfuerzos importantes por fortalecer el PIPAM. Agregó que “este reconocimiento nos compromete a mejorar, mi meta es acercar el programa a una mayor población, este año logramos una matrícula de alrededor de 500 personas y la idea es que el próximo año haya un crecimiento y podamos dar más oportunidades a las personas adultas mayores”.

Proyección a la comunidad

Además de los cursos que se ofrecen y del trabajo que se realiza con las personas inscritas, Moya explicó que el PIPAM participa en una serie de actividades con el fin de apoyar a las comunidades que trabajan con personas adultas mayores y de ampliar el impacto que tiene en la región.

Señaló que durante el 2019, este programa estuvo presente en San Juanillo de Naranjo, Zarcero y Chachagua, por medio de las Jornadas de Acción Social, en las cuales desarrollaron actividades deportivas, recreativas y culturales.

Añadió que el PIPAM ha realizado un trabajo interinstitucional para apoyar iniciativas comunales, como el trabajo que se realiza en conjunto con la Municipalidad de San Ramón para el desarrollo de la Política Municipal para la Persona adulta Mayor, la celebración de la Semana contra la Violencia a la Persona Adulta Mayor, organizada en conjunto con el Observatorio  de la Persona Adulta Mayor de la Región de Occidente.

También, por iniciativa del PIPAM, se organizó una Semana de la Persona Adulta Mayor, en donde se integraron instituciones amigas y se organizaron actividades abiertas a todas las personas de la región.

Además, integrantes del proyecto participan de forma activa en los Juegos Dorados organizados por la Caja Costarricense de Seguro Social, y este año por segunda vez consecutiva ganaron el premio grupal Actividad Física.