El discurso ilustrado sobre el trabajo y la prosperidad en el Himno Nacional

Grettel Rojas Vásquez

El Dr. Jorge Chen Sham, docente de la Escuela de Filología, Lingüística y Literatura de la Universidad de Costa Rica, fue la persona encargada de ofrecer la conferencia inaugural del II ciclo de la Sede de Occidente.

Chen realizó un análisis del discurso ilustrado sobre el trabajo y la prosperidad colectivas en el Himno Nacional de Costa Rica, en el marco de la celebración del Bicentenario de la Independencia.

El conferencista inició su disertación destacando que este tema es de gran interés, “no solo con relación de las efemérides que celebramos en Costa Rica, sino a  nivel latinoamericano por cuanto esas independencias que estamos celebrando  implica retomar la constitución y el desarrollo de nuestros países”.

Destacó que los himnos nacionales forman parte de ese desarrollo de los pueblos, ya que los emblemas y figuras nacionales van a cobrar importancia a partir del paso del Estado hacia la Nación de los países latinoamericanos. “Los diferentes estados americanos van  a empezar a trabajar la nacionalidad a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX”.

Explicó que “estamos en un proceso de una construcción de la nación en la cual los himnos nacionales forman parte de un emblema. Porque estamos dentro de una concepción que viene desde la antigüedad, y la podemos adscribir a un género que es la poesía civil a la que pertenecen los himnos nacionales, la poesía de origen ético o de epopeyas nacionales, que alaba a los héroes y los emblemas, para formar precisamente una nacionalidad, la conformación de una identidad, de un arraigo y de una pertenencia colectivas”.

En su participación, el especialista destacó la segunda estrofa del Himno Nacional, ya que la considera  un elemento de base en el que se pone en equivalencia la lucha tenaz y la fecunda labor, “una redundancia semántica muy fuerte, porque se está calificando esa lucha tenaz que enrojece, ese enrojecer es el color de la piel con el trabajo cotidiano bajo el sol”.

Manifestó que el  honor y el prestigio expresado en esa letra no es por la lucha armada, sino que se refiere al labriego sencillo. Resaltó la importancia ya que pondera el elogio del labriego que alude directamente al trabajador del campo,  “el labriego sencillo es el campesino por excelencia”.

El especialista aseguró que el Himno Nacional se nutre de un tópico que viene de la literatura greco latina y luego pasa por España, al que se conoce como “menosprecio de corte y alabanza de la aldea”.  “Menospreciar el ajetreo de la corte y vivir y nutrirse del campo, donde está la tranquilidad y la satisfacción, algo que todavía nos interpela desde el punto de vista de discurso. Se trata del discurso ilustrado de estos humanistas y libertadores de nuestras patrias de crear una pertenencia y un arraigo territorial y afectivo con la tierra”.

Señaló que el trabajo dentro del discurso ilustrado y burgués promueve el desarrollo y la felicidad de los pueblos. “La felicidad y la prosperidad solo puede llegar por medio del trabajo. De allí la noción de felicidad que tiene el discurso ilustrado como aquello que provoca el bienestar común y colectivo, de esto es lo que se nutre nuestro Himno Nacional”.

El experto también se refirió a la última estrofa en la cual se ve una trasformación del trabajo, no solo del que hace referencia al campo sino del trabajo en general. Añade  que la palabra paz incluida al final, tiene relación con la noción de paz planteada por los ilustradores europeos que está directamente relacionada con el  trabajo.

Añadió que esa  paz cobra toda su dimensión cuando hay que pasar de las guerras de independencia a la legitimación. “Estamos en la evolución del concepto de la guerra, de una guerra de religión hacia una guerra  política en la que se permite justificar las revoluciones y las independencias latinoamericanas, y se hace bajo este alero de que el trabajo es lo que viene a continuación. Y una vez que pasa la guerra y la destrucción viene la paz, el entendimiento y la convivencia, eso es lo que está ponderando en el Himno Nacional. La paz que todos fácilmente aceptamos y que nos hace sentir esa conciliación de entendimiento y pasión que enaltece los valores ciudadanos” concluyó.